Reproducción

No me quedo embarazada ¿Qué hago?

La gran mayoría de las parejas que se plantean tener un hijo, se encuentran con sorpresa con un problema que no esperaban… pasan los meses y no se consigue el ansiado embarazo.

A menudo tendemos a planificar nuestra vida, trabajo, tiempo libre… y tras mucho pensar y pensar al final la pareja se decide, siente la llamada a la aventura que es tener un hijo.

Cuando encuentran que ese embarazo no llega se tiene la sensación de que algo te cae encima y te parte.

En un primer momento se experimenta incredulidad y preocupación, pero posteriormente comienza un sentimiento de angustia y frustración unido a la presión que se empieza a percibir de amigos y familiares.

En muchas ocasiones la pareja se comporta como si no existiera ningún problema, es decir, no quieren enfrentarse a la situación y van dejando pasar el tiempo a ver si con suerte llega ese test de embarazo positivo.

Por el contrario otras parejas acuden a la consulta con un componente de stress intenso, difícil de controlar, con prisa porque pasa el tiempo rápido y “nada de nada”. Esta ansiedad puede repercutir también en el tratamiento que se va a realizar y puede ocasionar enfrentamientos y enfriamientos en la propia pareja.

Nuestra recomendación es que se acuda sin temor al ginecólogo, aconsejamos que se vaya con la pareja, ya que el problema que existe en este momento es de ambos, independientemente del origen de la esterilidad.

Actualmente encontramos que la causa de la infertilidad es por un factor femenino en aproximadamente un 35% , el factor masculino se detecta en aproximadamente otro 35%, en un 20% la esterilidad es de causa mixta y finalmente en un 10% de las parejas no se encuentra la causa.

Reproducción

¿Qué causas son las más frecuentes?

En la Mujer las causas más frecuentes son la edad, ya que a partir de los 35 años comienza a declinar la fertilidad, trastornos ovulatorios como el Síndrome de Ovarios Poliquísticos, la endometriosis y la obstrucción de trompas.

En el caso del Varón las causas más frecuentes son los trastornos de la erección y/o eyaculación y la disminución en la calidad y/o cantidad de los espermatozoides.

Actualmente aconsejamos acudir al ginecólogo tras un año intentando embarazo. Si se tiene 35 años o más se recomienda acudir tras 6 meses.

¿ En qué circunstancias se debe acudir antes a una Unidad de Reproducción?

En el caso de la mujer:

La presencia de ciclos irregulares.
El antecedente de infecciones pélvicas y/ cirugía pélvica.
Si ha existido un diagnóstico previo de endometriosis o Síndrome de Ovarios Poliquísticos.

En el caso del varón:

Si ha existido el antecedente de patología urológica como infecciones,cirugía,traumatismos o varicocele.

Hasta hace 10 años las parejas que acudían a las consultas de reproducción se sumergían en un sinfín de pruebas diagnósticas con el objetivo de afinar lo más posible en el origen de la esterilidad. Actualmente esto ha cambiado y con unas sencillas y rápidas pruebas podemos orientar en concreto cada caso.

Dra Sofía Ortega.