¿Sabes cuáles son las recomendaciones nutricionales durante la etapa preconcepcional, el embarazo y la lactancia?

recomendaciones nutricionales embarazo

Según la OMS, “el estado nutricional de la embarazada puede tener una influencia importante en los resultados sanitarios del feto, el lactante y la madre. Deficiencias de micronutrientes como el calcio, hierro, vitamina A o e yodo pueden producir malos resultados sanitarios para la madre y ocasionar complicaciones en el embarazo,poniendo en peligro a la madre y al niño” (1)

Una recomendación universal y con fuerte evidencia a favor es la administración diaria y durante todo el embarazo de suplementos orales de hierro y ácido fólico como parte de la atención prenatal.

El aporte adecuado de hierro reduce el riesgo de bajo peso al nacer y la anemia materna hasta en un 70% de los casos; se estima que 1 de cada 4 mujeres en nuestro entorno (hasta 2 de cada 4 a nivel mundial) sufre anemia durante el embarazo y ello tiene consecuencias directas en el curso de la gestación. Fatiga, cansancio, taquicardia, mareos y baja tolerancia a la actividad física cotidiana son algunos de los síntomas en la gestante. Se recomienda suplementar la alimentación con un aporte de entre 27-30 mg de hierro. El ácido fólico constituye un nutriente fundamental para el correcto desarrollo del tubo neural (cierre de la columna vertebral y médula espinal).

Desde 1998 la OMS recomienda una suplementación diaria de 400 microgramos (μg) de ácido fólico, tras la publicación de varios estudios avalando el uso de este nutriente en el periodo periconcepcional para  prevenir defectos del tubo neural. Además, si este suplemento se comienza a administrar después del primer trimestre o de forma irregular, ya no ayudará a prevenir anomalías congénitas.(2)

Los defectos del tubo neural (DTN) incluyen malformaciones del cráneo, cerebro y columna vertebral. En algunas zonas de España su prevalencia es de hasta 12 casos por cada 10.000 recién nacidos. (3) Hoy en día, las sociedades científicas y la Agencia Europea de seguridad alimentaria (EFSA) respaldan esta recomendación avalada por la OMS.

Además, el hecho de que muchos embarazados sean no planificados, implica la no suplementación adecuada de ácido fólico en el periodo preconcepcional (sólo 1 de cada 5 embarazadas reconocieron tomar ácido fólico preconcepcional). (4)

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) recomienda siempre añadir un suplemento farmacológico adecuado de folatos (400 microgramos) a una correcta alimentación. (5)

Otro de los nutrientes esenciales en el desarrollo fetal es el yodo. Es crucial para el adecuado desarrollo de la glándula tiroides, la producción hormonal y además para el desarrollo cognitivo, influyendo en la inteligencia y la memoria del niño. Se recomienda un aporte de 200 microgramos (μg) diarios.

Los ácidos grasos Omega-3 (DHA) son componente esencial de las membranas celulares y por tanto determinan
la respiración celular. Intervienen en el desarrollo neurológico y la agudeza visual. Pueden ser de origen vegetal o animal (de pescado) y se recomienda un aporte de 200 mg diarios.

Las vitaminas del grupo B (B1, B2, B3, B5, B6, B8 o Biotina y B12) tienen gran capacidad antioxidante y de protección endotelial. Participan en la síntesis de células en la médula ósea, en el funcionamiento adecuado del sistema nervioso y en la síntesis del DNA.

Otros minerales como el Zinc y el magnesio intervienen en el desarrollo de la piel y el pelo, de los cartílagos y dientes, y en una adecuada función reproductora. Además, el magnesio tiene capacidad para frenar las contracciones
uterinas y prevenir la amenaza de parto pretérmino.

Recomendaciones nutricionales durante el embarazo

En resumen, el embarazo y la lactancia son periodos donde aumentan los requerimientos nutricionales para asegurar un correcto desarrollo de órganos y sistemas y son además etapas en las que aumenta la demanda metabólica. No debemos olvidarnos del periodo preconcepcional, donde un aporte adecuado y continuado de ácido fólico, previene malformaciones relacionadas con el sistema nervioso, con las graves implicaciones que ello conlleva.

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) en sus protocolos de control gestacional establece que “se
ha comprobado que la ingesta de folatos con complejos vitamínicos durante toda la gestación, reduce la incidencia de malformaciones cardíacas, urinarias, oro-faciales, de extremidades y estenosis pilórica.”(5)

Una dieta equilibrada y adecuada, junto con un aporte externo de vitaminas y nutrientes desde el momento de la preconcepción y durante todo el embarazo y de forma continuada, son la base de los cuidados de la madre y del feto para asegurar un desarrollo fetal adecuado y un estado de salud óptimo para la mujer gestante.

Referencias bibliográficas
1.- Black RE et al. Maternal and child undernutrition and overweight in low-income and middle-income countries. Lancet. 2013, S0140- 6736(13)60937-X. 2.- Peña-Rosas JP, Viteri FE. “Effects and safety of preventive oral iron or iron+folic acid supplementation for women during pregnancy”. Cochrane Database of Systematic Reviews, 2009, (4):CD004736. 3.- García López E et cols. Frecuencia de los defectos del tubo neural en Asturias: impacto del diagnóstico prenatal. Gac. Sanit 2009:23(6):506-511. 4.- Navarrete-Muñoz E et cols. Ingesta dietética y de suplementos de ácido fólico en mujeres embarazadas de Valencia. Med Clin (Barc). 2010;135(14):637-643. 5.-